Dialogando con Sergio Vilariño sobre la historia del fútbol mundial

Por Luis Guillermo Molinero (@LuigiMF_89) y David Fernández (@DavidFer_).

El fútbol es un deporte que, a pesar de tener sus orígenes reales en juegos arcaicos de siglos lejanos, nace oficialmente en el tramo final del siglo XIX. Desde que naciese la FA Cup inglesa en 1871 y se jugase ese mítico Escocia 0-0 Inglaterra en 1872, el fútbol como tal no ha dejado de evolucionar, enriqueciéndose su forma, sus tácticas, sus jugadores, sus ligas y sus competiciones de diversa índole, a nivel continental y mundial. El 20 de septiembre de 1900, un combinado francés y el difunto Upton Park inglés (jugando bajo la Union Jack) disputan el primer partido en unos Juegos Olímpicos. El 13 de julio de 1930 comenzó en Uruguay el primer Mundial organizado por FIFA. El 4 de septiembre de 1955 los yugoslavos del Partizan y el Sporting CP portugués empatan 3-3 en Lisboa en el primer partido de la historia de la Copa de Europa. El 6 de julio de 1960 un loco 4-5 entre Yugoslavia y Francia supone el inicio de las Eurocopas. Entre estas fechas hay muchos saltos, periodos de tiempo en los cuales el fútbol va progresando y arraigándose en las culturas y sociedades del mundo, especialmente en las europeas y americanas. Las competiciones más importantes, trascendentes y mediáticas, las ya mencionadas, empiezan a disputarse con la regularidad a la que ahora estamos acostumbrados, además de que todos los Estados acaban teniendo una liga potente y profesional de clubes asociada que abastece a los combinados nacionales y presenta a sus mejores equipos en las competiciones continentales e intercontinentales. A lo largo de las ediciones de los diversos torneos, se han ido dando variopintas historias, preciosos y olvidados partidos y momentos míticos. Jugadores que se convierten en referencias atemporales, equipos colectivamente inolvidables, generaciones que perdieron oportunidades de acceder a la gloria… El fútbol se mezcla con la vida hasta ser una misma entidad, y como a la vida le afecta la Historia y la geopolítica, también le pasa al fútbol.

Todo esto lo domina Sergio Vilariño, colaborador de Ecos del Balón y tuitero gallego conocedor en gran profundidad de la historia del fútbol mundial. Le hemos preguntado por clubes, selecciones y personajes destacados y no tan destacados de la historia del fútbol mundial.

Hablemos del fútbol sudamericano pero no de Brasil o Argentina, sino de Uruguay, la primera campeona de una Copa del Mundo. En las décadas de los 30 y los 50 el equipo charrúa estaba en lo alto del fútbol mundial pero desde entonces su mayor logro ha sido un cuarto puesto en una cita mundialista, tanto en 1970 como en 2010, quedando a la sombra de, principalmente, la canarinha. ¿Quiénes eran los referentes uruguayos de esos primeros Mundiales?

Uruguay fue, indudablemente, la primera potencia sudamericana y durante esas décadas de 1910, 1920 y 1930 el contrapunto al indiscutible poderío que tenían las naciones británicas. Obviamente, no voy a hablar de sus victorias en las Copas América de esa época, pero sí de sus victorias en los Juegos Olímpicos de 1924 y 1928, antes de la creación del Mundial. Ese es el motivo de que, por ejemplo, luzcan cuatro estrellas en su camiseta.

Con la creación del Mundial, Uruguay tuvo la oportunidad de refrendar su hegemonía. Y lo hizo con un magnífico equipo, quizá algo veterano, pero que vivió su mejor canto del cisne en esa primera edición de la Copa Jules Rimet. Por destacar a unos cuantos jugadores, deberíamos hablar en primer lugar de Héctor Scarone, “el Maestro”. Considerado el mejor jugador del mundo, triunfó también en Barcelona y el Inter de Milan y fue el líder ofensivo del combinado uruguayo y su jugador de más prestigio.  Uruguay, además, siempre ha destacado por la figura del “cacique”, y en este caso tenemos a José Nasazzi, el capitán de la selección y defensa central. Además de ellos, tenemos a Andrade, “la Perla Negra”, un portento de físico y técnica que marcaba muchas diferencias en aquel momento. También quiero destacar al guardameta Ballestrero, que se comió el marrón de sustituír al mítico Andrés Mazali, portero que había sido titular todo el ciclo, pero que fue apartado y destinado a la suplencia merced a sus frecuentes visitas al mundo de la noche y su indisciplina. Uruguay gana el Mundial con solvencia y se ausenta tanto en 1934 como en 1938, donde podría haber sido un duro rival para las mejores potencias europeas.

En 1950 regresa para jugar en Brasil. La base del equipo la forma un mítico equipo de Peñarol (uno de los mejores de la historia del campeonato uruguayo), y además le favorece el hecho de que algunas selecciones europeas renuncien al largo viaje a Brasil. Su grupo, incomprensiblemente, queda reducido a dos equipos: ellos mismos y Bolivia. 8-0 y a la Fase Final, que se disputó en el Maracaná de Río con una liguilla entre los cuatro equipos campeones de grupo. Los resultados provocaron que el último partido, que les mediría a Brasil fuese, de facto, decisivo. Una Final, aunque a los de casa les servía el empate. Uruguay dio una de las mayores demostraciones de carácter de la historia y se sobrepuso al tremendo ambiente para ganar la Copa. El genio de ese equipo era Pepe Schiaffino, seguramente el mejor jugador de la historia de Uruguay. Un hombre que triunfaría en Peñarol, AC Milan y sería también internacional italiano. El cacique era Obdulio Varela, capitán y mediocentro, el de la frase “los de afuera son de palo”, el que se meó en los periódicos brasileños que ya habían impreso “Brasil Campeón” (literalmente). Ghiggia era el extremo imparable en ese verano del 50. Su Final destrozando el ala izquierda brasileña con Bigode y Juvenal es tremenda, y además es el autor del gol definitivo. 

Brasil es sinónimo de grandeza en el fútbol internacional de selecciones. Tienen 5 mundiales en su haber: Suecia 1958, Chile 1962, México 1970, Estados Unidos 1994 y República de Corea-Japón 2002. Son generaciones bien distintas, separadas en el tiempo por periodos del tiempo más o menos amplios salvo por el caso de los dos primeros títulos. Desde tu punto de vista, ¿cuál de estas selecciones de Brasil fue mejor y por qué?

Mi orden sería: 70, 58, 62, 02 y 94. No deberíamos olvidar al equipo del 82, aunque el hecho de que no ganase le resta credenciales, pero su brillantez estaba a la altura de todos los demás.

1970 representa el culmen del estilo brasileño, con los cinco genios en la fase ofensiva (Gérson, Rivelino, Jairzinho, Pelé y Tostão), más el carrilero prototípico en la figura de Carlos Alberto. Derrotaron a grandísimos equipos de todos los pelajes y con un fútbol apoteósico, aunque ahora nos parezca increíblemente lento. Lo cierto es que aquel mundial mexicano se jugó en unas condiciones infernales que no ayudaban para nada. Pero sus victorias ante la potencia de checoslovacos y rumanos, la garra de uruguayos, el entramado defensivo de italianos, la calidad de peruanos y sobre todo ante la mejor selección inglesa les sitúa en lo más alto. Es que los 4 de arriba eran un tótum revolútum tremendo, cambiando posiciones, dirigidos desde atrás por la maravillosa zurda de Gérson y con Pelé (29 años), convertido en un dios que influía en partidos solo por estar en el campo. Inigualable la mística de ese equipo.

1958 y 1962 son básicamente el mismo equipo, el mismo grupo de jugadores. En Suecia, fue la explosión del jovencísimo Pelé y la revelación de Garrincha, quien además confirmó su condición de genio indiscutible en 1962, liderando al equipo ante la ausencia del lesionado as del Santos. Además de ellos, debemos destacar al motor del conjunto, Didí, un cisne negro, elegantísimo, que dirigía el juego y además poseía la temida “folha seca” (de su invención), un disparo formidable. Fracasaría en el Real Madrid porque sus características no se adaptaban nada bien a lo que ese equipo pedía en aquel momento, pero en Brasil fue una leyenda total. Djalma y Nílton Santos eran lo más destacado en defensa, dos enciclopedias del fútbol. La posición de Zagallo, teórico extremo izquierda, que bajaba continuamente para ayudar al medio y crear superioridad numérica, era una de las claves del sistema de este equipo.

Estados Unidos 1994 y República de Corea-Japón 2002 ya son equipos más modernos; menos brasileños, por así decirlo. Grandes laterales (Jorginho, Branco, Leonardo; Cafú, Roberto Carlos), y dinamita arriba (Romário, Bebeto; Ronaldinho, Rivaldo, Ronaldo), combinados con jugadores físicos y tácticamente curtidos en Europa que daban estabilidad a dos equipos que dominaron sendas ediciones mundialistas.

Italia tiene 4 títulos mundiales, solo uno menos que Brasil. La mitad de los éxitos se consiguieron antes de la Segunda Guerra Mundial, en 1934 y 1938. Más allá de Giuseppe Meazza, ¿tienes controlado al resto de talentos de aquella época? ¿Y de la Italia que se quedó cerca en los 70 y la campeona en España 1982?

Siempre digo que el fútbol además de verlo hay que leerlo. En el caso del juego antes de la Segunda Guerra Mundial, más aún. Es una época interesante, donde se dan ya los primeros grandes avances tácticos, como la creación de la WM por Herbert Chapman, o mismamente el tan cacareado falso 9, en la figura de Sindelar, estrella del Wunderteam austríaco de Hugo Meisl.

Gracias a Guerin Sportivo estoy leyendo mucho sobre esa época en el fútbol italiano, y me parece apasionante. Italia, a inicios de los 30 empieza a aprovecharse de los oriundos sudamericanos, y así hará debutar a un buen número de argentinos, uruguayos o brasileños que están jugando en la Serie A en la selección azzurra. Pozzo, el seleccionador, cuenta con gente como Renato Cesarini, Raimundo Orsi y Luis Monti, que serán clave en el título mundial de 1934. Crea además lo que luego se llamará “Nazio-Juve”, que básicamente es usar la base de la potente Juventus de ese momento para hacer el armazón de su equipo nacional, al que prueba constantemente contra la mejor oposición, ya sea en la Copa Internacional (Copa Doctor Gëro, torneo centroeuropeo), con amistosos contra los mejores equipos (sobre todo Austria e Inglaterra), etc. El resultado es una selección competitiva que ganará la Copa del 34, aunque contado con una brutal campaña arbitral a su favor (Il Duce no se andaba con chiquitas). Giampiero Combi en la portería fue un factor decisivo también, junto a Meazza y los oriundos. Para 1938, el equipo se renovó y con Silvio Piola (máximo goleador de la historia del fútbol italiano), en la punta del ataque (con Ferraris y Meazza atrás), refrendaron su condición de campeones en Francia ante un fantástico equipo húngaro.

1970 representa la vuelta de Italia a ser una gran potencia a nivel mundial, tras casi 30 años de no rendir en el plano internacional. Previamente Italia había ganado la Euro 68 en casa con la misma base del mundial, y así pues Valcareggi no cambió demasiado para México. Surgió el debate Rivera-Mazzola (que acabó con un absurdo reparto de tiempos), mientras Riva era la indiscutible referencia atacante. Atrás, los estandartes interistas Burgnich y Facchetti (lateral moderno), eran lo más destacado en defensa, y Giancarlo de Sisti era un todoterreno en el centro del campo. El Mundial sirvió también para que Roberto Boninsegna se confirmase como un delantero de gran nivel. Los perjudicó mucho la durísima Semifinal contra la RFA. En la Final ante Brasil los italianos duran una hora antes de venirse abajo totalmente. Físicamente no podían. Era un buen equipo que perfectamente podría ser campeón. Junto a Inglaterra el único que podía meterle mano a esa Brasil.

1982 es el caso más paradigmático de Italia en las grandes competiciones. Floja Primera Fase para ir creciendo y haciéndose más fuertes a lo largo del torneo. Obviamente, su punto culminante es el partido contra Brasil, pero la victoria sobre Argentina y la exhibición ante la RFA en la Final son muy destacables. Zoff era el cerrojo del equipo, al que Bearzot protegía con una defensa tradicional italiana de marcaje al hombre, con Gentile como marcador más destacado, Cabrini como carrilero y Scirea como líbero. El partido de Scirea contra Brasil es una brutalidad, resolviendo situaciones muy difíciles a la que le sometía ya un sistema de marcajes que empezaba a resquebrajarse ante la permanente movilidad que representaban los brasileños. El hecho de que Bearzot siguiese optando por el man-marking es uno de los motivos del ostracismo de Franco Baresi en esta selección.  Por delante, Italia tenía al “mediano” Oriali, un trotón, combinado con el todoterreno Tardelli y el creador Antognoni. Conti en la banda derecha, desbordando y apareciendo a su antojo, fue el mejor jugador italiano del Mundial. Rossi en el ataque, una vez se entonó, fue un killer imparable a pesar de sus evidentísimas limitaciones. La fuerza de este equipo estaba en su convicción de que el módulo de Bearzot era el correcto, y su unión ante un entorno que estaba totalmente en su contra.

Hubo un Mundial bastante extraño de por sí repasando su desarrollo: Suiza 1954. ¿Las goleadas que hubo en él se debían a algún aspecto concreto de desarrollo o evolución táctica del fútbol? ¿Fue aquella Hungría finalista la mejor de la historia con jugadores como Puskás o Czibor en su once?

Suiza 1954 es un Mundial bastante raro, como bien indicais. El primer punto que justifica las enormes goleadas es la brutal diferencia de nivel entre algunos de los equipos. El segundo es que estamos en una época de cambio en el fútbol. La WM empieza a dejar de ser hegemónica y cualquier mínimo cambio en el esquema, o el movimiento “natural” de los jugadores hace saltar por los aires los entramados defensivos.

Hungría 1954 es seguramente el mejor equipo que jamás ganó un Mundial. Ya venían de tener excelentes equipos antes de la guerra (subcampeones de 1938 con Sárosi y Zsengellér como figuras, competitivos internacionalmente durante los 20 y 30). Si le añadimos que tácticamente fueron revolucionarios (portero moderno, falso 9, laterales largos), entrenaban más profesionalmente que nunca y el sistema comunista les había creado un organigrama destinado a sacar lo mejor de la selección, pues el resultado era un equipo poderosísimo que demolía por igual a conjuntos continentales, británicos y sudamericanos, ya fuese como selección o con la camiseta de su equipo matriz, el Honvéd. Bozsik, mediocentro total, era un jugador a seguir junto a Puskas (el genio), Kocsis (una bola de demolición, especialmente con la cabeza), y el inteligente juego de Hidegkuti como falso 9. Su partido contra Inglaterra en Wembley es legendario.

Si bien es cierto que la Unión Soviética tardó 5 Mundiales en vivir su primera experiencia mundialista, en Eurocopas estuvo presente y en lo alto desde el inicio. ¿A qué crees que se debe el dominio en Europa y el fracaso en el fútbol mundial? ¿Por qué no se extrapoló? ¿A qué se debió el bajón de los años 70? Y de forma más genérica, ¿cuál crees que ha sido la mejor generación de la URSS y el mejor jugador soviético de la historia?

Yo creo que, salvo lo que comentais de los 70, donde sí hubo bajón (y aún así jugaron una Final de la Eurocopa), la URSS sí estuvo a buen nivel internacionalmente. En torneos europeos está más que claro, pero en Mundiales hubo muchas circunstancias que no jugaron a su favor. En 1958, por ejemplo, su mejor baza atacante, Eduard Streltsov, acaba en el Gulag por un enfrentamiento con miembros del PCUS. En 1962, Yashin (un año antes de ganar el Balón de Oro), juega el peor fútbol de su carrera. Incluso hay voces que le dan por acabado y piden que Maslachenko, su sustituto, juegue como titular. En 1966 su torneo es muy bueno en Inglaterra. 1982 y 1986 están muy marcados por decisiones arbitrales bastante perjudiciales. Especialmente en el 86 su equipo es impresionante, comandado por la base del Dinamo de Kiev que había ganado la Recopa. Ese futbol rápido, a uno o dos toques, incluso en el infernal mundial mexicano, es tremendo.

La generación de los 80 me parece maravillosa. Con jugadores como Dassaev, Kuznetsov, Zavarov o Belanov, por citar algunos, más un Blokhin ya veterano. Yo creo que es la más espectacular, aunque no alcanzase las dosis de competitividad que tuvo la de 1960-1966.

Personalmente, creo que el podio de los mejores jugadores soviéticos sería el formado por Yashin, Blokhin y Dassaev.

Disuelta la URSS, el primer torneo de la Federación Rusa fue Estados Unidos 1994, pero cayó en la primera ronda ante una Suecia cada vez más emergente y Brasil. Rusia no hizo nada significativo hasta las Semifinales de la EURO 2008. Mucho tiempo para un fútbol importante a nivel continental años atrás. ¿Qué impacto crees que tuvo en el fútbol de selecciones la escisión de la Unión Soviética en el contexto del momento concreto de la década de los 90? ¿La selección soviética fue mucho mejor que Rusia en cuanto a jugadores?

El problema para los países de la ex URSS los primeros años fue la total desorganización que sumió al fútbol en esa región. No sólo al fútbol, para ser sinceros. Si tenías la suerte de que tu última generación “soviética” era buena, pues competías. Si no, había que esperar a crear la tuya propia.

Para Rusia, que disfrutó de los mejores jugadores de la última generación soviética, fue un palo importante el motín que seis o siete vacas sagradas llevaron a cabo contra el entrenador Sadyrin en Estados Unidos 1994. Estamos hablando de gente con experiencia y rodaje como Kanchelskis, Kiriakov o Shalimov. Los demás, aunque tenían el evidente talento (Karpin, Mostovoi, Beschastnykh, Radchenko, Nikiforov, Onopko, Kharine), todavía no estaban lo suficientemente rodados. Para Rusia, tras esta generación que no alcanzó las cotas que se le suponían, el relevo fue difícil, y hasta bien entrada la década del 2000, como habíamos dicho anteriormente, no consigue su primera generación puramente rusa y que funcione. Ahora están haciendo las cosas bien.

En el resto de las repúblicas soviéticas el proceso es más o menos el mismo, aunque hay regiones más dadas a producir talento que otras. Ucrania, especialmente, que siempre fue el principal vivero soviético. Georgia, por ejemplo, que era consideraba la región de donde salían los jugadores más técnicos de la URSS, nunca se ha recuperado.

Yo considero que la URSS fue mucho más que Rusia. Muchos estilos y muchas escuelas englobadas en un equipo. Había muchos más matices que lo que típicamente se dice de la selección soviética: “Fútbol robotizado, sin imaginación y con gran preparación física”. Esa fue una leyenda creada a imagen y semejanza de la generación 1958-66.

Todos hemos oído hablar de la Naranja Mecánica de los Cruyff, Rensenbrink, y posteriormente los van Basten, Gullit, Rijkaard, etcétera.  ¿Es para ti la selección neerlandesa que mejor fútbol ha hecho en la historia? ¿Con qué generación te quedarías? Su único título es la EURO 1988, ¿esa quizá? ¿Y con qué jugador?

Me quedo con la generación del 74 sin duda alguna. Hay galaxias de distancia incluso con su homónima del 78, que tenía a mucho de sus mismos jugadores pero en la que se notaba la mucho más pragmática batuta de Ernst Happel.

La del 88, quizá por el título ganado, quizá por la presencia de Rinus Michels, suele encuadrarse en el mismo grupo que las de los 70 y para nada. Era un equipo genuínaente ochentero, con su 4-4-2 inamovible y solidísimo. Y con una columna vertebral del 4 o 5 jugadores legendarios a su mejor nivel: van Breukelen-Koeman-Rijkaard-Gullit-van Basten. Los demás son gregarios totalmente, que cumplen con su papel. No son un equipo moderno ni radical como lo era el del 74, ni espectacular como el de 1998.  Ganaron la Eurocopa y eso les da crédito, aunque siempre he dudado que fuesen el mejor equipo del torneo. La URSS, y unas todavía bisoñas Italia y Alemania están como mínimo a su nivel. Y los errores arbitrales a su favor a lo largo de todo el torneo son tremendos.

EL jugador es Cruyff. Hay muchos otros de calidad, pero el hombre que cambia y da sentido al fútbol neerlandés como potencia es Johan.

Yugoslavia fue tercera en el Mundial de Uruguay 1930 y fue una potencia continental hasta la década de los 80. La OTAN no le permitió participar en Suecia 1992 con motivo de la Guerra de los Balcanes. ¿Crees que si hubiera ido a esa Eurocopa se hubiera hecho con el torneo como lo hizo Dinamarca gracias al combinado de jugadores que tenía de las diferentes repúblicas? ¿Qué Yugoslavia fue para ti la mejor haciendo un balance general de toda su historia hasta la desintegración?

Yugoslavia, no soy el único que lo dice, era el mejor equipo europeo ese año 92. Yo, si tuviese edad, le hubiese puesto mi dinero a su victoria en Suecia. Menuda generación más impresionante tenían incluso perdiendo a los jugadores croatas y eslovenos. Su presente era interesante, pero su futuro era esplendoroso. Pensemos que en 1998, con esa generación en su madurez, en el Mundial de Francia, los croatas son terceros, los yugoslavos quedan en Octavos pero se miden de tú a tú con Países Bajos y Alemania dejando grandes sensaciones. Ambas estaban compuestas por muchos de los mejores jugadores del Continente. Eslovenia no tardaría en empezar a ser habitual de los torneos internacionales, Bosnia tenía jugadores de calidad. Era un gran equipo el que se podía haber formado, sin duda. Uno de los ejercicios favoritos de la gente es hacer selecciones yugoslavas y soviéticas en la actualidad, ¿no?

Me voy a quedar con dos generaciones, la del 74 y la del 90, porque ambas mezclan lo mejor del fútbol yugoslavo. En los 50 y 60 los plavi son famosos por su fantástica técnica, pero en 1974 lo mezclan con potencia física, experiencia, etcétera. Marić en la puerta, Katalinski como central, Buljan y Šurjak como creadores, Aćimović de centrocampista ofensivo, el gran Džajić de extremo y Bajević como punta de lanza. Fantástico equipo. Hicieron una gran Primera Fase, pero las tensiones étnicas hicieron estragos en la segunda y el equipo se vino abajo. Estamos hablando de un equipo muy talentoso, pero con mucho carácter y formado por jugadores del Željezničar bosnio, el Hajduk Split croata y el Crvena Zvezda serbio. Nacionalistas. Saltaban chispas. Fue un problema muy típico del deporte yugoslavo que, curiosamente, no tuvo la generación del 90. Juntaban a los campeones mundiales juveniles del 87 (Prosinečki, Šuker, Bokšić, etc), con otros más veteranos como Hadžibegić, Sušić (un centrocampista ofensivo bosnio exquisito que hizo carrera en Francia), los hermanos Vujović, Katanec… Pero cuando debían empezar a reinar no les dejaron.

Se escinde el Estado yugoslavo y, con el precedente soviético, cabía esperar que el reparto de los futbolistas talentosos en función del nuevo mapa político iba a debilitar el fútbol balcánico. Sin embargo, Croacia aúna grandes nombres y se cuela en Cuartos de Final en la EURO de Inglaterra 1996 y, lo que es aún más llamativo, tercera en el Mundial de Francia dos años después. ¿Qué era este equipo, además de Davor Šuker?

Croacia era puro talento, pero también tenía su propio módulo táctico para desarrollarlo. En la república croata el 3-5-2 con carrileros largos era un mantra. Y Miroslav Blažević, que era el entrenador de esa primera Croacia, lo explotó al máximo. Se aprovechó del talento de Asanović, Boban y Prosinečki para crear en el centro del campo y surtir de balones a Bokšić y Šuker, los dos grandes goleadores croatas. En las bandas, los carrileros eran Stanić y Jarni, muy ofensivos y excelentes centradores. Los centrales, muy contundentes, con Bilić o Štimac como jugadores más destacados. Y Ladić era un buen portero. Básicamente esas eran las figuras sobre las que orbitaba el equipo, pero luego había jugadores de rotación que aportaron y cumplieron muy bien: hablamos de los Šimić, Pavličić, Jeličić, Jurčević, Vlaović, Kozniku…

El módulo táctico, con el que se habían criado, era lo que les permitía mantener una competitividad más o menos regular.

Eslovenia tuvo que esperar un poco más, hasta los 2000, para hacerse un hueco en Eurocopas y Mundiales. A pesar de su tamaño y población, ese reparto de talentos yugoslavo juntó en un mismo grupo a la dupla más conocida de este Estado: Zlatko Zahovič y Srečko Katanec. ¿Piensas que si no hubiera mala relación entre ellos, como se dice, los eslovenos podrían haber conseguido algo más que quedarse en primera ronda en los dos torneos, o tampoco había para más? ¿Qué jugadores de renombre se pueden destacar de aquella Eslovenia novata de Países Bajos-Bélgica 2000 o República de Corea-Japón 2002?

Dudo bastante que Eslovenia hubiese conseguido algo más. No tenían equipo para más, de hecho, aunque todos sabemos lo que un genio/gran jugador inspirado puede conseguir en un torneo corto. Y Zahovič lo era. Pero los Knavs, Milanič, Simeunovič, Rudonja, los hermanos Čeh o Ačimovič eran muy poca cosa como para pensar en cotas más altas. Ačimovič es muy mítico por su golazo en la repesca de la Euro 2000 a la Ucrania de Shevchenko. Otro de los que me acuerdo mucho es de Amir Karić, que jugó en Inglaterra, y al que apodaban acertadamente “el tractor”.

Desde la celebración de las primeras ediciones, los Mundiales y las Eurocopas nos han dejado historias de selecciones pequeñas que, poco contentas con jugar el torneo, logran auténticas machadas teniendo en cuenta su nivel. Conocemos las hazañas de Corea del Norte en 1966 o Dinamarca 1992, los éxitos de Polonia en 1982, Bulgaria en 1994 o más recientemente Corea del Sur y Turquía en 2002. ¿Cuál es para ti el “equipo pequeño” de la historia de los Mundiales o Eurocopas que más recuerdes porque más te impactase?

A mí me gusta mucho la historia de Dinamarca en 1964. Un grupo de amateurs al que los caprichos del bombo y el sorteo único casi obligaron a llegar a las Semifinales del torneo. ¡Se plantaron en Barcelona para medirse a la URSS tras haber eliminado a Albania, Malta y Luxemburgo! Y su goleador Ole Madsen (que se infló a marcar), se ganó un contrato en el fútbol neerlandés. Obviamente, la URSS les pasó por encima sin apenas despeinarse.

Corea del Norte de 1966 es otro clásico sin duda. Más que la victoria sobre Italia, que fue un sorpresón, lo que más me llama la atención es que fueran capaces de ponerse 3-0 ante Portugal en Cuartos. Incomprensible.

La historia de los Leones Indomables cameruneses de Italia 1990 también es digna de una película.

En 1960, el español Luis Suárez ganó el Balón de Oro por delante de Puskás, Seeler, Bobby Charlton o Di Stéfano. ¿Mereció llevarse el galardón? ¿Estamos hablando del mejor jugador de la historia del fútbol español? ¿Por qué?

Siendo yo como soy un rendido admirador de Suárez, creo que en 1960 no mereció el Balón de Oro. La temporada de los jugadores del Madrid (exhibición en la Final de la Copa de Europa incluída), o del propio Lev Yashin en la Eurocopa les harían más merecedores del mismo. Lo cierto es que, en 1964, cuando más lo mereció (ganó Serie A, Copa de Europa, Intercontinental y Eurocopa siendo mejor jugador en las cuatro), se lo llevó Dennis Law.

Para mí es el mejor jugador de la historia del fútbol español, por la simple razón de que podía hacer él sólo lo que hoy hacen Xavi, Iniesta y Alonso. Y lo hacía en el Calcio, en una época de patadas y marcajes al hombre. Y lideró a sus equipos a las más altas cotas y eran equipos construídos alrededor de su figura. Poco más se puede pedir.

En la tanda de penaltis de la Final entre Checoslovaquia y RFA en 1976 se vería algo insólito: un lanzamiento de penalti que imitarían décadas después jugadores como Zidane, Totti o Pirlo más recientemente, y que se transmitiría de generación en generación. Lo ejecutó Antonín Panenka, y le dio el triunfo a los checoslovacos en la Eurocopa de Yugoslavia 1976. ¿Qué favoreció a la mitificación de este lanzamiento? ¿Recuerdas innovaciones de este tipo igual o más significativas? ¿Qué tenía Panenka para ser más que un jugador que lanzó un atípico penalti?

La mitificación es fácil. Es una osadía increíble hacerlo en esas circunstancias. ¡En la Final de una Eurocopa y ante el mejor portero del mundo! Ivo Viktor, el gran portero checoslovaco, con el que entrenaba, le había amenazado con una paliza si lo hacía en partido oficial.

Panenka era un centrocampista ofensivo tremendamente técnico y con llegada a gol. Su penalti eclipsó todo lo demás, pero incluso siendo muy veterano, con 34 años, llevó al Rapid de Viena a una Final de la Recopa. Se dice pronto.

Innovaciones de ese tipo son difíciles de ver, sin duda, pero a nivel de porteros los bailecitos de Grobbelaar o Dudek e incluso Andy Brehme que cambiaba indistintamente su pie de golpeo (era totalmente ambidextro), me parecen cosas a destacar en la suerte de los penaltis.

El segundo equipo que más Copas de Europa tiene es el AC Milan, con 7, conquistando su primera “orejona” en 1962 ante el Benfica. Aunque hasta finales de los 80 no se le volvió a ver en el olimpo de los campeones de Europa. ¿Se había acabado la era del Milan para pasar a la de los Ajax, Bayern, Liverpool o incluso el Inter tras sus 2 Champions en 1964 y 1965?

El AC Milan vuelve en 1969 a ganar la Copa de Europa, no nos olvidemos. Lo que le pasa a ese equipo en concreto es que está muy ligado a la figura de su entrenador Nereo Rocco y este deja el club durante unos años a mitad de la década. Cuando vuelve, gana Scudetto, Coppa, Recopa, Copa de Europa e Intercontinental en apenas 2 años. Luego el AC Milan se apaga un poco durante los 70 y sobre todo a principios de los 80, con el escándalo del Totonero (las apuestas ilegales que se descubren en el Calcio), que lo desciende a Serie B. Ahí sí vive sus años más duros y se teme que nunca vuelva. Pero bueno, apareció Berlusconi y, pese a los titubeos iniciales, ocurrió lo que ocurrió: el AC Milan se convirtió en la referencia indiscutible del fútbol mundial.

El fútbol, debemos añadir, sufre una gran transformación en los 70, y el fútbol italiano lleva muy mal las innovaciones que neerlandeses y alemanes principalmente proponen. El proceso de renovación es duro y largo, y además el campeonato transalpino pierde competitividad al cerrarse las fronteras para los extranjeros. Vive de sus viejas estrellas, los Rivera, Mazzola, Riva, Facchetti, que poco a poco se apagan. El fracaso de la Azzurra en la RDA en 1974 se debe en gran medida a esto.

Por primera y única vez, el Atlético de Madrid jugó una Final de una Copa de Europa en 1974. Fue ante el FC Bayern a doble partido con 1-1 y derrota con un conocido 4-0 final. Además es el único equipo que ganó una Copa Intercontinental sin ganar una Champions. ¿Tenía alguna opción de ganar el equipo del Manzanares al Bayern? ¿Qué jugadores había en esa escuadra?

Esa Final de Copa de Europa es una de las más extrañas de la historia. El Atleti había hecho un torneo excelente y el Bayern vivía su primera experiencia en la Final. El partido es muy igualado, y el Atletico lo tiene en la mano con el gol de Luis Aragonés (¡qué bien tiraba las faltas!). Inevitablemente, la desgracia visitó a los rojiblancos cuando Schwarzenbeck (que dicho sea de paso poseía un cañón en sus piernas), empató al final de la prórroga con un disparo lejano tremendo. Eso mató al equipo psicológicamente. Para el replay, el Atleti era un equipo muerto y el gran Bayern se aprovechó. No dejaron títere con cabeza y comenzaron su despiadado reinado de tres años.

El Atleti tenía un equipo muy bueno, con Luis en el centro del campo, Gárate, elegantísimo delantero centro, el veloz ratón Ayala, y mucho cemento atrás con Heredia y Capón. Además, otros dos veteranos como Adelardo (que había retrasado su posición), y Ufarte (único español que ha triunfado en Brasil). Y además estaba Irureta en el extremo. Y el entrenador era Juan Carlos Lorenzo, un técnico de prestigio, que había sido seleccionador argentino, el creador de la figura del enganche. En definitiva, un equipo que podría haber ganado la Copa de Europa. Nadie se extrañaría.

Inevitablemente tenemos que hablar de un mito del fútbol inglés: el entrenador Brian Clough. Es recordado por ganar una Premier con el Derby County tras ascenderlo y llegar a una Semifinal de una Copa de Europa con él, al igual que por ascender al Nottingham Forest y ganar dos Copas de Europa a pesar de su polémico comportamiento dentro y fuera del campo. ¿Qué  jugadores elevaron su nivel bajo su dirección? ¿Hay algún otro entrenador que consiguiera un logro de este calibre?

Brian Clough tenía fama de ser más un motivador que otra cosa. Peter Taylor, su segundo, era el que se llevaba la fama de conocer el fútbol, las tácticas y tener buen ojo para fichar jugadores. Como dupla sacaban lo mejor de sus jugadores, y a la vista están sus logros con equipos que no estaban formados por estrellas.

Indudablemente, en su etapa en el Derby County, el fichaje de Dave McKay, un veteranísimo centrocampista internacional escocés del Tottenham que ellos reconvertirían a líbero, fue clave. Dotó al equipo de un jugador con criterio para iniciar jugadas. John McGovern, que luego seguiría a Clough en sus periplos por Leeds y Forest, también fue importante. Kevin Hector sería delantero de la selección inglesa y marcaría diferencias en Copa de Europa. El fichaje de Colin Todd, uno de los centrocampistas más técnicos del panorama británico ayudó lo suyo al ascenso del club. Alan Durban, Alan Hinton, John O’Hare, Roy McFarland serán también hombres clave de la epopeya de los carneros.

En su etapa del Forest, se rodeó de sus viejos conocidos como McGovern y O’Hare, fichó a algunos de sus viejos anhelos, como Stan Bowles (centrocampista del QPR) o Archie Gemmill y creó un equipo basado en un entramado defensivo muy potente en el que destacaban Shilton, Anderson y Burns. Adelante, se gastó el dinero en el genio de Trevor Francis (el hombre del millón de libras), y contaba con la calidad de John Robertson (el chaparro zurdo escocés) y Tony Woodcock.

Desde 1955 hasta 1960, el Real Madrid consiguió cinco Copas de Europa de forma consecutiva y en 1966 consiguió la sexta ante el Partizan, pero hasta casi 20 años después el equipo blanco no ha vuelto a jugar una Final europea del mayor torneo continental. ¿A qué crees que se debe que pasaran tantos años de sequía? ¿Era la época de los equipos italianos, ingleses, neerlandeses y alemanes o decreció el nivel en Chamartín?

El Madrid jugó una Final de Copa de Europa en el 81, que se perdió ante el Liverpool sin merecerlo.

Como ya dijimos con el AC Milan, durante los 70 el fútbol del norte de Europa innova y a los clubes mediterráneos les cuesta seguir el ritmo. Al igual que en Italia, el fútbol español vive algunos años de fronteras cerras y eso reduce el nivel de nuestros clubes. En cuanto al Madrid, no es que anduviese lejos de las Finales tampoco. Disputa 3 o 4 Semifinales antes de la Final del 81, y tres más con la Quinta del Buitre. O sea que la competitividad está ahí, pero nunca se es el mejor equipo de Europa. Obviamente, el Madrid ya desde los 60 es un club en crisis económica al que le cuesta competir con otros equipos que pueden gastarse algo más. No estamos hablando de una situación actual tipo clubes con jeque/magnate que gastan dinero a mansalva, pero era algo que estaba ahí. Además era un problema de sistema, de modernidad. El Ajax tiene su sistema de cantera, innova tácticamente. Ídem para el Bayern. La época de dominio inglés al Madrid le toca cerca. Con la Quinta, entre mala suerte (PSV), la bestia negra (el Bayern), y el mejor equipo del mundo (Milan), que además también era revolucionario, pues la posibilidades de “la Séptima” se le redujeron.

Ojito, por el Madrid entre la Sexta y la Séptima pasaron algunos de los mejores jugadores del mundo pero, salvo quizá en 1988, jamás fue el mejor equipo de Europa.

Por último, ahora que hablamos de un equipo que nos consta que conoces bien como es el Real Madrid. ¿Te atreverías a darnos un once ideal del Real Madrid a lo largo de su historia?

Casillas; Marquitos, Hierro, Santamaría, Roberto Carlos; Redondo, Zidane, Di Stéfano, Raúl, Cristiano y Gento.

Muchísimas gracias por atender a Museo de Fútbol y por compartir con nosotros una charla sobre la historia del fútbol mundial en general, Sergio. Respuesta a respuesta este tipo de entrevistas sirven para recomponer un pasado del fútbol muchas veces olvidado pero con tanto valor y tanta trascendencia que es imposible dejarlo de lado. Te seguimos leyendo en Twitter, @SVilarino, y en tus excelentes artículos en Ecos del Balón.

About these ads

4 thoughts on “Dialogando con Sergio Vilariño sobre la historia del fútbol mundial

    • Muchísimas gracias por vuestro comentario. Un placer y un gran privilegio que hayáis leído la entrevista y sobre todo tenemos que agradecer a los entrevistados su gran colaboración. Un saludo.

  1. Im-presionante. De verdad, a medida que iba bajando el cursor en mi mente aparecía un “se está acabando”.

    Ultimamente estoy buscando mucha información sobre la Historia del Fútbol (Documentales, Artículos…) ¿Hay algo en la red que sea ‘imperdible’?

    Seguid así. Un saludo.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s