O Maior Clube do Mundo

Por Luis Guillermo Molinero (@LuigiMF_89).

El 28 de febrero de 1904, Cosme Damião, uno de los 24 exalumnos de la Casa Real Pia de Lisboa  –una institución pública centrada en la promoción y protección de los jóvenes– decidió crear un club que tendría una única sección de fútbol: el Sport Lisboa. En una reunión entre los fundadores decidieron que los colores del equipo serían rojo y blanco y que además su escudo se caracterizaría por la imagen de un águila y un mensaje: “E pluribus unum”, traducido por “uno de muchos”. El primer terreno de juego del nuevo club se llamaría Quinta da Feiteira.

En sus comienzos el Sport Lisboa no contaba con un importante poder financiero, por lo que varios de sus jugadores se fueron a otro equipo de la ciudad fundado dos años después, en 1906: el Sporting Clube de Portugal. La marcha de varias aguias al otro equipo de la ciudad hizo que la rivalidad entre ambas entidades aumentase y perdurase hasta la actualidad. El Sport Lisboa se propuso acelerar su crecimiento al ver que su mayor rival comenzaba a entrar en la historia del fútbol portugués y en 1908 se fusionó con un club de ciclismo llamado Grupo Sport Benfica. Esta unión daría el nacimiento de la actual Sport Lisboa e Benfica. Tal es la importancia de este equipo ciclista que en el emblema aparece la imagen de una rueda, sujetada por el águila. Esto no sirvió para mejorar el nivel adquisitivo del club puesto que durante doce años cambió hasta tres veces de estadio: 1913 en Sete Ríos; 1917 en un campo de la zona de Benfica; y 1925 en Amoreiras. A pesar de ello, el club de los “gloriosos” seguía creando nuevas secciones: hockey, rugby, baloncesto, balonmano, voleibol e incluso billar.

Vitória, el águila del SL Benfica

En 1934 llegaría el Campeonato de Fútbol portugués conocido como Primeira Liga  y, aunque perdió la primera edición quedándose en tercer lugar por detrás del rival Sporting y del Porto –club vencedor de esta Primeira Liga–, los primeros éxitos no tardarían en llegar para los benfiquistas: desde 1935 hasta 1938 (las tres siguientes ligas) serían propiedad del SLB. Más tarde, en 1940, el Benfica conquistaría su primera Copa, o como allí se llama, Taça. El torneo que le precedía se llamaba Campeonato de Portugal y desde 1922 a 1938 ya había conseguido tres títulos.  La década de los 40 fue una época de más logros (3 Ligas y 4 Taças) y más deportes que se vinculaban al Benfica: ajedrez, damas, cicloturismo, tiro con arco, pesca deportiva y campismo.

El descubrimiento del club lisboeta en Europa llegó en los años 50 con la conquista de la Copa Latina en la Final ante el Girondins de Burdeos en un partido que se tuvo que repetir por acabar con empate a tres. El segundo partido acabó 2-1 a favor del Benfica con el gol de  la victoria en la prórroga. En 1954 se inauguró el Estádio da Luz, con capacidad para 30 000 espectadores. Mientras tanto, el Benfica gana otras tres Ligas y otras seis Taças. Finalmente en 1957, entra por primera vez en la hoy conocida como Liga de Campeones. Más deportes se siguen uniendo a la familia “encarnada”: boxeo, bádminton, patinaje artístico y hasta caza submarina.

Los años 60 serán recordados como la década de mayor esplendor de la mano de un nuevo técnico: un húngaro llamado Béla Guttmann, procedente de uno de los tres grandes de Portugal: el FC Porto.

En 1960 se amplía el aforo de Da Luz a 70 000 espectadores y el Benfica consigue proclamarse por primera vez Campeón de Europa tras vencer al Barcelona en la final por 3-2 con un jugador destacado: el capitán José Aguas.

Al año siguiente el equipo portugués volvería a ganar el campeonato europeo aunque esta vez ante el Real Madrid por 5-3 y con un nuevo protagonista: Eusébio, “a Pantera Negra”.

Estatua de Eusébio en las inmediaciones de Da Luz

Finalizado el partido, Guttmann abandonó el club y dejó una frase que todavía resuena en los benfiquistas: “En los próximos 100 años, el Benfica no volverá a ser campeón de Europa”. Casualidad o no, esta frase sigue cumpliéndose más de 50 años después, pues el club lisboeta no ha vuelto a conquistar el máximo título europeo, aunque sí ha sido finalista años después de la consecución de este campeonato. Ha sido subcampeón hasta en 5 ocasiones: 1962 contra el AC Milan, 1965 contra el Inter, 1968 contra el Manchester United, 1988 contra el PSV y en 1990 de nuevo contra el AC Milan.

Tras una nueva consecución de la Taça en 1969 contra el máximo rival, el Sporting, en 1970, llega un nuevo entrenador: el inglés Jimmy Hagan. Los inicios con este técnico eran prometedores y de esta forma en 1971 un hat-trick de Eusébio daba una nueva Taça y la satisfacción de dejar de nuevo fuera de juego a los leões del Sporting de Portugal. La temporada 72/73 entrará en la historia del fútbol portugués al proclamar al Benfica como el mejor campeón de la Liga portuguesa. Los datos que le avalan: 28 victorias, 2 empates y 0 derrotas, convirtiéndose así en el primer campeón portugués invicto. 38 años después, en 2011, el Porto trató de igualar estas increíbles cifras con la salvedad de que los dragões conseguieron un empate más que los benfiquistas. Los años 73/74 se vieron empañados por la Revolución de los Claveles haciendo que los “gloriosos” se viesen obligados a traspasar a los mejores jugadores al extranjero por falta de solvencia económica. Con ello, el Benfica sigue ganando Ligas en los años 1975, 1976 y 1977 además de sumar 14 campeonatos en 18 años. Posteriormente, y hasta 1980, las aguias no volverían a conseguir un nuevo campeonato portugués. Los malos resultados de la última década de los 70 hacen que se lleva a cabo una asamblea en la que se decide por primera vez que se puedan contratar jugadores extranjeros. El brasileño Jorge Gomes entra en la historia como el primer no portugués en las filas del Benfica.

Los años 80 se caracterizan por la llegada de un nuevo entrenador. Se decidió contratar a un joven sueco: Sven Goran Eriksson. Con él, el club benfiquista conquista la Liga, la Taça y se llega a la final de la Copa de la UEFA, pero no se consigue el triplete al perder el título continental ante el Anderlecht. Al año siguiente, Eriksson deja el Benfica y ficha por la Roma. Mientras tanto el club lisboeta sigue ganando Taças y un nuevo campeonato: la Supertaça Cándido de Oliveira, un equivalente a la Supercopa nacional. Además, el presidente Fernando Martins llevó a cabo una nueva ampliación de Da Luz: de 70 000 a 120 000 espectadores. El año 1987 es un año que los benfiquistas no lograrán olvidar: su mayor rival le endosó un imborrable 1-7, aunque consiguieron rehacerse venciéndole al Sporting por 2-1 en la Taça. Tendrían que pasar 20 años para ver de nuevo al Benfica en una final de Liga de Campeones de Europa. El resultado: derrota por penaltis ante el conjunto holandés del PSV. El final de los 80 supondría el regreso de Eriksson al Benfica y una nueva participación en la final de la Liga de Campeones con una nueva derrota: 1-0 ante el AC Milan. En 1992, el técnico sueco volvió a dejar la entidad lusa.

El nuevo siglo comenzaría con una nueva mentalidad de reconstrucción que tristemente iniciaría con la peor temporada del Benfica en su historia: un sexto puesto en la Liga. En 2003 llega un nuevo presidente: Luis Filipe Vieira. Un nuevo entrenador trataría de devolver al éxito a las aguias: el español José Antonio Camacho. Su labor era hacer frente a un entrenador que emergía como el mayor peligro para la hegemonía benfiquista. ¿Su nombre? José Mourinho. El hoy técnico del Real Madrid conquistó el fútbol portugués con un apabullante FC Porto, vencedor de la Liga de Campeones de 2004 en una final con un espectacular juego de los lusos contra el Mónaco, con un marcador de 3-0.

El 25 de Enero de 2004 es una fecha imborrable para la familia benfiquista: en el partido de Liga Benfica – Vitoria de Guimarães, un jugador húngaro dejaba helado al público de Da Luz (recientemente limitado a 65 000 espectadores). Miklós Féher se desmayaba durante el choque y fallecía instantes después ante los ojos llenos de lágrimas de Camacho o del capitán Simão Sabrosa. Su dorsal 29 no lo volverá a vestir nadie en el club lisboeta como homenaje al futbolista magiar.

El año siguiente se iniciaría con la contratación de un nuevo entrenador: el italiano Giovanni Trapattoni. El técnico lombardo venía con un buen palmarés en el que destacaba una Liga de Campeones en 1985 con la Juventus y la tragedia de Heysel como testigo, y una Copa de la UEFA en 1991 con el Inter. En el Benfica consigue una nueva Liga once años después aunque su andadura en Europa no fue exitosa con el equipo luso. Los años posteriores vienen ligados a la llegada de nuevos técnicos como Fernando Santos, Quique Sánchez Flores o el regreso de Camacho. Ninguno de ellos dejó huella en la entidad.

En la actualidad, el club lisboeta sigue disputando competiciones europeas con Jorge Jesús a la cabeza como técnico, aunque no logra hacerle sombra al FC Porto. La política de fichajes está teniendo éxito, pues amortiza de forma ingeniosa su balance de altas y bajas importando jugadores por poco precio y exportándolos a grandes clubes extranjeros por una cantidad muy superior. Destacan grandes ventas como las de Ramires, David Luiz, Coentrão o Di María a equipos como Chelsea o Real Madrid. El mayor ingreso obtenido ha sido en la venta de Axel Witsel al Zenit de San Petersburgo en 2012 por un total de 40 millones de euros.

El Benfica es considerado O Maior Clube do Mundo por la gran diversidad de deportes que integra y por ser el club con mayor número de socios (unos 250 000). Además, su palmarés es de 32 Ligas, 27 Taças, 4 Supertaças, 3 Taças de Liga, 2 Ligas de Campeones y 1 Copa Latina, siendo así el mejor equipo de la historia del fútbol portugués hasta la fecha.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s