Dialogando con Wikipeix sobre la historia de La Liga

Por Diego G. Alonso (@Diego_G_Alonso) y David Fernández (@DavidFer_).

Durante la primavera de 1927, José María Acha, presidente del mítico Arenas Club de Getxo, propuso la creación de una competición estatal de clubes de fútbol. La Real Federación Española de Fútbol (RFEF) le dio el visto bueno y desde 1929 el balón rueda en España cada fin de semana. Se ha convertido con el paso de los años en una de las mejores ligas del mundo, con un potencial mayúsculo sobre la base de diferentes jugadores de clase mundial y entrenadores que han pasado y están pasando por ella. Real Madrid CF y FC Barcelona son sus dos referentes. Si bien es cierto que los contextos económico y cultural han propiciado un dominio casi tiránico de ambas escuadras en el territorio futbolístico español (y que ha trascendido en muchas etapas como la actual a Europa y el mundo entero), La Liga ha ganado prestigio y nivel gracias a las aportaciones de técnicos y futbolistas que fortalecieron a equipos más pequeños y que protagonizaron hazañas –más grandes o más pequeñas– a nivel nacional y continental. Todo esto es bien sabido por Javier Martínez, más conocido como Wikipeix. Ese curioso término pasó de ser un simple nick de Twitter a un apodo por el que es casi más conocido que por su propio nombre. Este licenciado en Comunicación Audiovisual madrileño es un bloguero y tuitero apasionado por el fútbol y su historia, que no deja indiferente a nadie con sus variados argumentos en debates sanos que se montan de forma espontánea en las redes sociales y con sus diferentes tratamientos de los temas de actualidad, cargados a veces de una ironía que ayuda a relativizar tensiones espurias que surgen en el día a día del fútbol actual (y en el resto de ámbitos).

Es especialmente devoto del fútbol español y es un buen conocedor de su historia. A continuación, repasamos junto a él aspectos significativos de la de los grandes y pequeños clubes y personajes de La Liga.

Está claro que si revisamos con nuestros padres a vuela pluma el pasado de La Liga encontramos entrenadores extranjeros más o menos igual de carismáticos que los de la actualidad. Ahora bien, si nos remontamos más atrás, hay figuras de técnicos extranjeros que hicieron carrera y vida en España. ¿Qué trascendencia han tenido en los orígenes del fútbol español las figuras de Mr. Pentland o Ferdinand Daučík? ¿Qué aportaron, en líneas generales? ¿Por qué se les recuerda?

La mejor manera de definir a ambos es como reformistas. Mr. Pentland llega a España en 1920, en una época en la que el fútbol nacional aún no había completado el proceso de profesionalización, proveniente de Inglaterra, un país que contaba con un campeonato de liga desde 1888. En aquella época el fútbol británico ya estaba fuertemente estructurado, mientras que los clubes españoles en muchos casos aun consistían en agrupaciones de estudiantes, aficionados al deporte, que carecían de los medios suficientes para entender el fútbol de manera metódica. Hay que recordar que es precisamente en 1920 cuando la Selección española disputa sus primeros partidos en los Juegos Olímpicos de Amberes. En ese sentido, la labor de Pentland y de otros técnicos británicos como Firth, Bellamy u O’Connell fue fundamental en el extraordinario crecimiento del fútbol español durante las décadas de los 20 y los 30. A nivel futbolístico, Pentland fue el entrenador de uno de los dos grandes equipos de los años 30 (3 si cuentas el Oviedo de la delantera eléctrica), el Athletic Club de Gorostiza o Bata, que se caracterizó por un fútbol ultraofensivo y que aún posee las mejores medias goleadoras de la Historia del fútbol español.

Daučík, por su parte, llegó a España justo en el momento en que el país comenzaba a salir tímidamente de su aislamento internacional, protegido por la muy favorable vitola de “exiliado del comunismo” (algo de lo que también se sirvieron Kubala y Puskás, entre otros). Durante la década de los 40 el fútbol español había vivido cierto retroceso, en paralelo a la situación económica del país, y Daučík, que provenía del potentísimo fútbol centroeuropeo, formó parte de una serie de importaciones que mejoraron notablemente el fútbol español en un intervalo de apenas 5 años (Helenio Herrera, Ben Barek, Kubala, Di Stéfano, etcétera). Kubala, casado con una hija de Daučík, impulsó su llegada al Barcelona, y juntos formaron parte del mejor Barcelona de la Historia pre-Dream Team, que modernizó el juego en la Liga, y compitió posteriormente a muy alto nivel al mágnifico Real Madrid de los años 50. Después logró un muy meritorio doblete con el Athletic de “los aldeanos” (el último antes de las dos Ligas de Clemente) ante dos equipazos como eran el Barcelona y el Madrid, que aquel año logró la Copa de Europa. Después tuvo una amplia trayectoria por diversos equipos del país, aunque sin repetir los éxitos anteriores.

Sevilla. Ciudad futbolísticamente muy especial, como en muchas otras tantas cosas. Betis y Sevilla, Sevilla y Betis. Ambos han sido campeones de liga una vez y tenido momentos de gloria repartidos en periodos cortos, siendo el último quizá el Sevilla de Juande Ramos en el segundo lustro de este siglo. ¿Dónde nace su rivalidad? ¿Cómo se ha repartido, de forma general, la grandeza de ambas entidades?

La rivalidad nace prácticamente desde su fundación, ya que el Betis FC (uno de los dos clubes, que, junto al Sevilla Balompié dieron origen al Real Betis) nació como una escisión del Sevilla FC. Ya en 1915, hubo un enfrentamiento entre ambos que según las crónicas de la época finalizó con “palos y bofetadas entre el público” y garrotazos para jugadores de ambos equipos. Después hubo episodios especialmente tensos, como el caso Antúnez (del que se han escrito tantas y tan contradictorias versiones) que agravaron la rivalidad.

En cuanto a la grandeza es una cuestión complicada de medir, el Betis fue el primero de los dos en alzarse campeón de Liga, en 1935, año en el que el Sevilla logró su primera Copa. Después de la Guerra el Sevilla se convirtió en uno de los mejores equipos españoles durante los años 40 y 50, llegando a ganar el título de Liga en 1946 y ocupando habitualmente los puestos altos de la clasificación, mientras el Betis penaba  por la Segunda y Tercera División. Durante los años 70 el Betis se convirtió en equipo ascensor, aunque logró la Copa en el 77, en la famosa final de los penalties de Esnaola.

Durante los 80 ambos se consolidaron como equipos de mitad de tabla, aunque los verdiblancos pasaron unos años en Segunda a principios de los 90. Después llegaron varios descensos por ambos lados hasta la última etapa triunfal del Sevilla, con sus dos títulos europeos, las dos Copas del Rey y las Supercopas.

En líneas generales, el Sevilla ha ganado más títulos y ha jugado más años en Primera División, por lo que su trayectoria deportiva es superior a la del Real Betis.

¿Qué trascendencia han tenido como jugadores, y en algunos casos, posteriormente técnicos del Atlético de Madrid los Ben Barek, Helenio Herrera, Menotti o Radomir Antić?

Ben Barek fue la principal estrella del equipo que logró dos Ligas consecutivas, en el 50 y 51, acompañado de otros jugadores importantísimos como Adrián Escudero o Marcel Domingo. Un equipo que, dirigido por Helenio Herrera, anotó cifras importantes de goles y supuso el primer conjunto “internacionalizado” que surgió después de la Guerra, con los dos jugadores ya mencionados más la aportación de Carlsson. Helenio Herrera era un entrenador adelantadísimo a su tiempo, que traía consigo ideas respecto a los métodos de entrenamiento y la profesionalidad de los jugadores que eran prácticamente desconocidas hasta ese momento en nuestro país. Ben Barek probablemente sea el mejor extranjero de la Historia del Atlético de Madrid.

La etapa en el Atlético de Menotti no fue muy buena, se le trajeron jugadores de relumbrón, como López Ufarte, Futre o Goikoetxea, y las exigencias eran altas, más con Jesús Gil, que acababa de llegar al club entre grandes expectativas y que tenía una facilidad asombrosa para prescindir de entrenadores, por lo que el técnico argentino fue destituido después de perder en casa ante el Real Madrid.

Radomir Antić fue un técnico importante, que quizás fue excesivamente valorado en su momento y excesivamente olvidado a día de hoy. Consiguió ganar el mítico Doblete, algo de lo que se ha hablado largo y tendido, pero más allá de eso, accedió a volver al club en dos ocasiones en las que el Atleti se encontraba en una situación de extrema necesidad, a pesar de haber sido maltratado previamente.

Mario Kempes es considerado por muchos como el mejor jugador de la historia del Valencia. ¿Qué supuso la llegada del argentino al equipo ché para que éste se convirtiera en un club capaz de ganarle una Supercopa de Europa al todopoderoso por aquel entonces Nottingham Forest?

Mario Kempes es, sin lugar a duda, el mejor jugador de la Historia del Valencia CF. Fundamentalmente, aunque no exclusivamente, aportó gol, muchísimo gol. El otro día leí una estadística que decía que solo 4 jugadores han logrado más de 24 goles en dos temporadas distintas fuera de Madrid y Barça: Lángara, Zarra, Kempes y Falcao. Eso ya dice bastante de la capacidad goleadora del Matador, que fue fundamental en que Argentina se proclamara campeona del mundo en 1978. Para el club ché supuso contar con uno de los 5 mejores delanteros del mundo, después de unos años en los que el equipo había vivido en la mediocridad, y de su mano llegaron varios títulos, entre ellos la Recopa ganada al Arsenal (en la que curiosamente Kempes fue el único de su equipo en fallar el penalti en la tanda que dio la victoria a su equipo) que dio lugar a disputar la Supercopa de Europa que mencionas. Merece también la pena destacar la labor de Alfredo Di Stéfano en el banquillo de aquel equipo, en el que fue el mejor periodo de la Historia del conjunto ché entre los éxitos de los años 40 y los de los comienzos del siglo XXI.

La Real Sociedad de los 80 fue sin duda alguna el mejor equipo que ha tenido el club donostiarra y el que llenó sus vitrinas de títulos. Otra gran Real, la de Kovačević y Nihat, se quedó a las puertas de lograr la que hubiera supuesto la tercera Liga para el conjunto txuri-urdin en su historia. ¿Qué le faltó a esta plantilla para consagrarse al igual que aquella Real de los 80?

Yo no creo que se pueda decir que a aquel equipo le faltase nada, más bien fue un conjunto que rindió extraordinariamente por encima del nivel esperado. A comienzos de aquella temporada nadie contaba con la Real Sociedad, no ya para disputar el título, sino ni siquiera entraba entre los favoritos a meterse en Copa de la UEFA. Nihat era un jugador completamente desconocido para todo el mundo, que contra cualquier pronóstico se convirtió en el mejor jugador de aquella temporada, en una Liga en la que jugaban Ronaldo, Zidane o Figo. Fue un equipo que comenzó muy bien la temporada, y, poco a poco, se fue consolidando en el liderato, dejando partidos maravillosos, como los que le enfrentaron al Real Betis y al Barcelona en Anoeta. Seguramente de lo que pecó aquel equipo fue de falta de experiencia a la hora de saber mantener resultados favorables en las últimas jornadas.  

Los mejores años del Cádiz en la élite llegaron de la mano de la controvertida figura de Mágico González. ¿Qué destacaría de la personalidad y del juego del salvadoreño y su paso por el equipo gaditano?

Mágico González era un excepcional regateador que gozaba además de un notable disparo desde media distancia. Un jugador espectacular, de los que despiertan la pasión del aficionado desde el primer momento, más en un equipo acostumbrado a contar con jugadores de escasa calidad técnica. Sobre sus andanzas fuera del campo mucho se ha escrito y no voy a ser yo quien ahonde en el tema, más allá de eso, Mágico era un jugador brillantísimo para un equipo con escasas aspiraciones clasificatorias, y supuso un toque de color en aquel entrañable fútbol de los 80, junto a otros jugadores como Dassaev o N’Kono.

El Celta de Mostovoi y Karpin se convirtió en un equipo muy sólido a principios de los 2000, clasificándose para la UEFA durante varios años seguidos e incluso debutando en la Champions League donde conseguiría alcanzar los Octavos de Final. A pesar de ello, el mayor logro de los celtiñas durante esta etapa fue lograr una Copa Intertoto. ¿Crees que el equipo vigués pudo alcanzar más éxitos en este periodo o llegó a las más altas cotas en función de su potencial?

Creo que cualquier aficionado del Celta te dirá que el punto de inflexión fue aquella final de Copa perdida ante el Real Zaragoza en 2001, a la que el Celta llegaba como favorito. Más allá de eso creo que el Celta rindió bien aquellos años, y que no tenía capacidad para competir en un torneo largo con Deportivo, Madrid, Barcelona y Valencia, que eran los equipos dominantes en aquella época. Quizás podría haber superado en alguna ocasión los cuartos de final en la Copa de la UEFA, sobre todo el año que fue eliminado por el Barça, pero dejó algún momento memorable también en esa competición, como el 7-0 ante el Benfica.

El Deportivo de La Coruña se codeaba hace una década con los mejores equipos de Europa durante la etapa más gloriosa de su historia. Pero antes de llegar los éxitos del Superdepor, el equipo había pasado también por algún que otro bache, como el famoso episodio del penalti de Đukić. ¿Qué repercusión trajo en su momento este hecho para el equipo gallego y cómo se sacó la espina posteriormente alcanzando, no solo la añorada Liga, sino también otros momentos inolvidables para los deportivistas como el Centenariazo?

Yo creo que en Coruña en aquel momento se vivió con la sensación de que se escapaba una oportunidad única de alzar la Liga, algo que parecía que si no se alcanzaba en aquel momento nunca se iba a poder conseguir. Al año siguiente se resarcieron en parte ganando la Final de Copa en aquel famoso partido que se suspendió a mitad del mismo por la enorme tromba de agua que caía en Madrid. Creo que el Deportivo fue muy inteligente a la hora de apostar por Irureta como artífice de la regeneración post-Arsenio, y que se llevaron a cabo fichajes inteligentes, quizás estirando en demasía las posibilidades económicas del club. Aquel primer Dépor quizás fue más sorpresivo y alegre, con jugadores como Bebeto y el joven Fran, que traían una era de cambio al fútbol español después de unos años dominados exclusivamente por Barcelona y Real Madrid.

Este verano se va a demoler La Catedral, el estadio de San Mamés. El Athletic Club ha vivido allí muchos de los mejores momentos de su historia. Han caído varias ligas, han pasado muchos técnicos importantes como Clemente o Heynckes, han jugado míticos leones… ¿Qué es lo que consideras más destacable de la vida del conjunto bilbaíno antes de la llegada de Ernesto Valverde?

Me resulta completamente imposible relatar aquí sin excederme en todas las enormes gestas que ha conseguido el Athletic Club a lo largo de su Historia. Baste decir que hasta 1950 el conjunto vizcaíno era el más importante de España, que el que aún hoy es el jugador que más goles ha anotado en Primera División, Telmo Zarra, anotó todos y cada uno de sus 251 goles en Liga con el Athletic, que es el segundo equipo que más Campeonatos de España ha ganado, el tercero que más jugadores ha aportado a la Selección, que allí jugaron Gorostiza, Bata, Blasco, Gaínza, Panizo, Carmelo, Canito, Garay, Iribar, Rojo, Goikoetxea, Urtubi, De Andrés, Zubizarreta, Sarabia, Andrinúa, Guerrero, Etxeberria, Urzáiz…

En la temporada 1995-96 el Atlético de Madrid se alzaba con la Copa del Rey y la Liga rompiendo así la hegemonía de Real Madrid y Barcelona, algo impensable en nuestros días. ¿Cuál fue el secreto de aquel equipo y qué le falta a los colchoneros en la actualidad para pelearle la Liga a los dos grandes como en aquel famoso año del doblete?

Aquel equipo aprovechó una circunstancia que se ha repetido en escasas ocasiones a lo largo de la Historia del fútbol español: Barcelona y Real Madrid vivieron una crisis institucional simultáneamente a lo largo de aquella temporada. El Madrid venía de ganar la Liga anterior con Jorge Valdano en el banquillo, y sufrió la peor temporada de la Historia contemporánea del Club, que finalizó fuera de los puestos europeos, que provocó la salida de Ramón Mendoza de la presidencia. El Barcelona, por su parte, se encontraba en los últimos estertores del cruyffismo, y las tensiones entre el entrenador y el President Josep Lluís Nuñez eran insoportables ya, y finalizaron con la salida del técnico holandés del conjunto culé. El Atleti comenzó bien el campeonato, y supo mantener su ventaja. Era un equipo sólido, con jugadores bastante buenos técnicamente, como Caminero, Pantić o Kiko, y que no flaqueaba atrás. Actualmente la situación es muy diferente, Real Madrid y Barcelona son equipos fortísimos y la temporada que está haciendo el Club me parece muy meritoria. Lo que debe hacer el Atlético es mantener el proyecto, clasificarse para la Champions 5 años seguidos e ir solventando la deuda. Y a partir de ahí, quizás se pueda volver a competir con los dos gigantes.

Sacchi, Ranieri, Pantić… grandes nombres asociados a la historia del Atlético de Madrid, pero ¿cuál fue su trascendencia real dentro del club rojiblanco? ¿Qué huella dejaron?

Bueno, la huella de Sacchi y Ranieri es escasa y negativa. Ninguno de los dos finalizó la temporada y cosecharon resultados muy malos, de hecho el año de Ranieri el equipo acabó descendiendo a final de temporada. A su favor se puede decir que fueron años muy convulsos para el club, con el Presidente Gil envuelto en varios procesos judiciales y la posterior intervención judicial… Pantić es un caso muy distinto, llegó como un jugador desconocido y se convirtió en una leyenda atlética. Fue fundamental en el doblete, y dejó actuaciones inolvidables como aquellos 4 goles al Barcelona. Era un auténtico maestro a balón parado.

La década de los 2000, especialmente en su primera mitad, fue bastante prolífica en cuanto a buenas historias de fútbol para equipos españoles distintos de Real Madrid y Barcelona. ¿Qué poso ha quedado de ese Valencia de Final de Champions, el Alavés de 2001, el Villarreal de Pellegrini e incluso el Getafe de 2008? ¿Cuál de estos éxitos ha tenido mayor trascendencia en relación con el presente? ¿Es repetible o implica siempre una caída años después?

El mayor poso que se puede tener es la memoria del aficionado, el hecho de que esos equipos surjan de vez en cuando en las conversaciones futboleras en cualquier lugar de España. En cuanto a trascendencia, lo más importante son las dos finales de Champions del Valencia, que contribuyeron a que el club haya alcanzado una relevancia a nivel internacional que antes no poseía. Ahora cualquier aficionado europeo te menciona al conjunto ché en ese segundo escalón de grandes de Europa, algo que en los años 90 o antes era impensable. Repetible… pues en el fútbol nunca se sabe, el año pasado el Athletic llegó a la final de Europa League, años antes el Espanyol…

En España hay muy buen trabajo a nivel de clubes, y estoy seguro de que seguiremos viendo a los equipos españoles realizar actuaciones destacadas en competiciones europeas.

El paso de Diego Armando Maradona por el fútbol español fue breve pero intenso  debido a sus continuas lesiones y polémicas tanto en el Barcelona como en el Sevilla. ¿Qué impacto tuvo la llegada a nuestra Liga del que es considerado por muchos como el mejor jugador de la historia del fútbol?

En aquel momento el impacto fue brutal, era el fichaje más caro de la Historia del fútbol hasta ese momento (1 000 millones de pesetas se pagaron) y era considerado el mejor del mundo, en dura pugna con Platini y Zico. Aquel Barcelona era un equipo muy convulso, y Maradona entonces no era aún el fenomenal líder que mostró ser en Nápoles. Tuvo buenas actuaciones, pero luego sufrió la entrada de Goikoetxea… Aquella combinación no dio resultado, pero dejó algunas jugadas mágicas, como el regate en la Final de la Copa de la Liga, ante el Real Madrid.

Por mucho tiempo que pase es casi imposible que el Real Madrid repita los éxitos de las décadas de los 50 y 60 en las que se alzó con seis de sus nueve Copas de Europa. ¿Cuál fue la clave del éxito de la generación de los Di Stéfano, Gento, Puskás, Molowny…?

La clave fundamental es que tenían la mejor plantilla del mundo, sin ninguna duda. Di Stéfano era el número 1, un jugador que revolucionó el fútbol europeo y sentó las bases de una transición en la forma de jugar que luego prolongarían Eusebio y Charlton y acabarían rematando Cruyff y Beckenbauer.  Además contaba con Ferenc Puskás, que había sido el mejor jugador del mundo y seguía siendo el mejor rematador, con Gento, Kopa… Santiago Bernabéu fue un extraordinario dirigente, un visionario que supo comprender hacia donde se dirigía el fútbol y realizó magníficas maniobras deportivas y empresariales, desde la construcción del estadio hasta la contratación de los mejores jugadores del mundo, sabiendo observar la oportunidad y aprovechar las condiciones favorables que encontrase en la negociación. Ningún equipo ha sido tan dominante como aquel y seguramente se le puede considerar el mejor de la Historia del fútbol.

Juanito fue para el Real Madrid uno de los jugadores con mayor entrega en el campo y al que su muerte le convirtió en un auténtico mito para el madridismo que le recuerda cada minuto 7 que se disputa en el Bernabéu. ¿Qué simbolizó para los merengues el jugador malagueño y por qué se apela siempre a su espíritu?

Juanito era un jugador de mucho carácter, que imprimía pasión a todo lo que llevaba a cabo sobre el césped y que poseía una notable habilidad en el regate, condiciones todas que favorecen la conexión de un jugador con su público. Más allá  de eso, su trágica muerte cuando estaba comenzando su carrera de entrenador fomentó la mitificación de su figura. 

A finales de los 80, Bernd Schuster y Hugo Sánchez eran las grandes estrellas del Real Madrid de la Quinta del Buitre. ¿Qué efecto tuvo la llegada de ambos fichajes a aquel Madrid de récord que llegó a anotar 107 goles en una temporada?

Hugo Sánchez era uno de los 3 mejores delanteros del mundo a finales de los años 80. Fue el máximo goleador de la Liga durante 6 temporadas consecutivas y formó una conexión letal con jugadores como Míchel, Butragueño y Gordillo. Hugo dominaba todas las suertes del remate, tenía un sentido de la ubicación perfecto y se anticipaba siempre, además de tener unas condiciones físicas excepcionales, que le permitían rematar desde cualquier posición, con una agilidad que no he visto en ningún otro futbolista. Sin Hugo… nunca se sabrá que hubiera sucedido, pero el Madrid habría metido muchos menos goles, sin duda.

Schuster llegó tras una salida tortuosa del Barcelona. Ya no estaba en la cumbre de su carrera, pero aún mantenía unas cualidades que le hacían dominante en la Liga española. Aquel equipo de Toshack jugaba muy bien, con dos puñales en las bandas como Gordillo y Míchel, la mejor temporada de Martín Vázquez como madridista y la jerarquía de un jovencísimo Fernando Hierro.

Emilio Butragueño y Manolo Sanchís fueron los máximos estandartes del Madrid de la Quinta del Buitre que llegó a ganar cinco Ligas consecutivas y dos Copas de la UEFA también seguidas. ¿Por qué un equipo tan eficiente y amparado por la dilatada historia del equipo blanco a nivel europeo no consiguió lograr la Copa de Europa?

Bueno, yo creo que la razón fundamental por la que aquel equipo no ganó la Copa de Europa es porque seguramente nunca llegó a ser el mejor equipo de Europa. Era un equipo muy dominante en una Liga española que estaba lejos del estatus internacional del que goza nuestro campeonato hoy día. Coincidió en el tiempo con un equipo irrepetible, como fue el Milan de Arrigo Sacchi, ante el que la Quinta sufrió su más amarga derrota en aquel 5-0. Quizás el año que más cerca estuvo fue el de la semifinal ante el PSV, pero la fortuna tampoco acompañó en exceso.

El FC Barcelona cambió de forma muy notable en 1988. Llegó a sus banquillos Johan Cruyff y se inició la etapa del llamado Dream Team, del que aún queda parte de esencia. Con él llegó la primera Copa de Europa blaugrana, con el famoso gol de Koeman. ¿Podrías comentarnos el impacto que tuvo tanto en el propio Barça como en el fútbol español? ¿Qué bases tenía aquel equipo en el que creció Guardiola?

Cuando se habla de Johan Cruyff como entrenador del Barcelona se incide mucho en el aspecto del modelo de juego, y la variación que esto supuso en la trayectoria posterior del Barcelona. Sin embargo yo creo que la mayor aportación de Cruyff fue la expulsión de la aureola de equipo desafortunado y perdedor que acompañaba al Barcelona hasta ese momento. El Barça había jugado dos finales de Copa de Europa antes de Cruyff y para el aficionado medio culé la razón de ello había sido “la mala suerte”. Todo barcelonista conoce lo que sucedió en aquella final “de los postes cuadrados” ante el Benfica, y lo que ocurrió también en los penalties de la final de Sevilla ante el Steaua.

Sin embargo, Cruyff llegó, y ganó 3 Ligas seguidas en la última jornada, algo extraordinario y que seguramente nunca volvamos a ver repetido, y una final de Copa de Europa en la prórroga…y de repente todo parecía salir de cara.

En cuanto al estilo, pues básicamente Cruyff apostó por jugadores que poseían unas notables cualidades técnicas por encima de otras virtudes que por aquel entonces se valoraban más en el fútbol europeo, como la capacidad atlética.

Recuperó los extremos, en el sentido tradicional del concepto, como delanteros de banda, y no como centrocampistas de banda, y sacó un rendimiento excepcional de un jugador como Ronald Koeman, que poseía un abanico estrecho de virtudes en las cuales era sin embargo el mejor del mundo con muchísima diferencia.

En el tramo final del siglo pasado hubo varios equipos en La Liga que los ingleses llaman “underdogs” por su condición de inferior, sus altas probabilidades de caer derrotado, su sentimiento de colectivo pequeño pero unido… ¿qué recuerdos quedan de los Mérida, Extremadura, Compostela o Logroñés?

Fueron equipos con poca trayectoria histórica (con excepción del Logroñés) que lograron el ascenso con trayectorias dispares. En el caso del Compostela, se basó en una serie de gastos desproporcionados, impulsados por su presidente Caneda, que luego llevaron al club a una situación dramática, aunque consiguió reunir un elenco interesante de jugadores, con nombres destacados como Fabiano, Ohen y Penev. El Mérida fue un caso más o menos similar, que consiguió un par de ascensos, y después se acabó hundiendo drásticamente hasta verse forzado a desaparecer. El Extremadura era un club más humilde, que realizó una temporada muy bonita, con futbolistas que muchos recordamos con cariño, como Pedro José o Silvani. El Logroñés fue un histórico que vivió varias etapas en Primera y tuvo jugadores míticos como Ruggeri y el Tato Abadía, y a mi juicio está un escalón por encima de los otros tres citados a nivel histórico. En cualquier caso, cualquiera de los cuatro equipos sirve como paradigma de los excesos que se cometieron en el fútbol español a raíz de la ley Bosman, y de las pretensiones de muchos dirigentes de clubes de tratar de conseguir que sus equipos compitieran a un nivel que no se correspondía con su capacidad económica real, un fenómeno que se dio durante la mayor parte de los 90 y 00 en una gran parte de los clubes que formaron la Primera División, y que ha llevado a situaciones tan complicadas como las que viven o han vivido Atlético, Valencia, Deportivo, Racing, Oviedo, Levante, Rayo, Real Sociedad, Betis, etcétera.

Muchísimas gracias por atender a Museo de Fútbol y por compartir conocimientos de la historia del fútbol español, Javi. Tiene una esencia magnífica que nos has permitido que compartamos contigo. Te seguimos leyendo en Twitter, @wikipeix, y en tu blog, futboldemediocampo.blogspot.com.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s