Un pequeño gran genio

Por Luis Guillermo Molinero (@LuigiMF_89).

El inicio del siglo XX supuso en Europa el comienzo de una gran batalla entre potencias mundiales. Su génesis se localiza en el este del continente, con la participación de Alemania por un lado, formando la Triple Alianza con el Imperio Austro-Húngaro e Italia, y la Triple Entente por otro, con la unión de Francia, Reino Unido y Rusia. Este conflicto bélico se conoce como la Primera Guerra Mundial. Uno de los frentes de la contienda fue en Oriente Medio, donde Alemania también contó con apoyo de un imperio separado entre Europa y Asia: el Imperio Otomano. Aunque Turquía es un país apartado de la zona principal del conflicto, su guerra se libró con el objetivo de ayudar al país teutón ante los ataques de la Triple Entente, a la que luego se sumaron Armenia y Arabia.

Sin embargo la nueva República de Turquía, denominada así en 1922, tuvo agitaciones antes de la Primera Guerra Mundial en 1906, en la localidad de Salónica, hoy perteneciente a la actual Grecia, con la Revolución de los Jóvenes Turcos. Jóvenes Turcos era el sobrenombre puesto a un partido nacionalista y reformista turco del siglo XX que se rebeló en contra del gobierno del sultán Abdul Hamid II. A pesar de que el sultán había prohibido este grupo revolucionario, se vio obligado a ceder promulgando una nueva constitución y concediendo una amnistía general para los presos y exiliados políticos. Abdul Hamid II despilfarró las arcas del Estado con la creación de un cuerpo especial de caballería formado por kurdos llamado Hamidiye y otros proyectos inviables para la economía de un imperio que se veía cada vez más ahogado ante los intereses económicos de las grandes potencias. La situación generó agitaciones nacionalistas y terroristas, por lo que el sultán ordenó acabar con los rebeldes mientras veía a lo lejos la unión entre Austria y Bosnia-Herzegovina que pondría fin a la débil presencia otomana en los Balcanes. Ante un intento desesperado por volver a ganar poder, el sultán trató de detener a los líderes de los Jóvenes Turcos, pero en 1908 estos dieron un golpe de Estado y forzaron al líder otomano a aceptar la Constitución de 1876.

Con un gobierno sin definir, en 1909 llegaba al poder el sucesor y hermano de Abdul Hamid II: Mehmet V. El nuevo máximo representante había sido prisionero durante 33 años por su propio hermano y su primera declaración de intenciones fue la de no ceder ante el movimiento revolucionario de los Jóvenes Turcos, cuyo representante se hacía llamar Talat Pasa. Bajo el mandato del nuevo sultán estalla la Primera Guerra Mundial, con el bombardeo en Estambul en 1918, en la que termina por firmar la rendición ante Reino Unido tras la Guerra de Independencia. Los líderes de los Jóvenes Turcos huyeron en un submarino alemán evitando su detención por irregularidades cometidas durante su gobierno.

Con el estallido de la Primera Guerra Mundial en el horizonte, en 1919 nacía en el barrio griego-turco de Pera, en Estambul, Alexander Nikola Büyükvafiadis aunque nadie le conocía con ese nombre, sino con un apodo: Boduri. Boduri significa “enano” en turco y le llamaban así por sus escasos 160 centímetros de altura, debidos a un retraso en el crecimiento. Sin embargo, no se tuvo que valer de su altura para hacer historia en el fútbol del Bósforo. La localidad de Pera, conocida como Beyoglu, es un distrito fronterizo entre Beşiktaş y Galata formado por armenios, judíos y griegos, y que se caracteriza por un gran foco comercial. Estos últimos fundaron en 1923 el Club Deportivo Pera, más tarde cambiado a Beyogluspor. Muchos deportistas se unieron al equipo de Beyoglu como intercambio tras los acuerdos de paz en la Guerra de Independencia entre helenos y otomanos. No todos los griegos se quedaron en el barrio turco, pues algunos regresaron a Atenas y otros a Salónica, ciudad originaria de los Jóvenes Turcos. Los emigrantes a la capital griega fundaron el AEK, con colores similares al Beyogluspor, mientras que los que decidieron marchar a la otra ciudad crearon el PAOK. Mientras, en Turquía, se instauró un nuevo gobierno. En 1922 llegó al poder el primer Presidente de la República de Turquía: Kemal Atatürk. Su primer cambio fue la abolición del sultanato y la renuncia a la idea de un imperio, poniendo fin a más de seiscientos años de dominio en el Mediterráneo. También instauró otras medidas como prohibir el velo en las mujeres y el fez en los hombres o modificar el alfabeto en clave latina.

Los comienzos en el fútbol de Boduri se producen en el equipo de Pera, debutando en el primer equipo a la temprana edad de 15 años y jugando en su barrio natal hasta el año 1938, cuando lo fichó para sus filas otro club de la ciudad: el Galatasaray, un equipo creado casi veinte años atrás. Allí conoció a grandes leyendas como Gündüz Kılıç, un delantero robusto y carismático, o el creativo centrocampista Eşfak Aykaç que como él, pertenecían a las clases más intelectuales de Estambul. El menudo pero talentoso Boduri destacaba por su juego rápido y facilidad para el regate como era de suponer en un interior derecho, su demarcación, y aunque sufrió la eclosión de Beşiktaş JK y Fenerbahçe en la década de los 30 y 40, formó parte de una selección de futbolistas de la capital. En 1939 destacó al jugar contra un combinado de la capital húngara, Budapest, y marcando dos goles con un resultado deslumbrante de 5-0 a favor. Uno de los mejores futbolistas del fútbol magyar, György Sárosi, no dudó en halagar las habilidades de la joven promesa.

No obstante, Turquía, al igual que el resto de Europa, veía en menos de veinte años cómo se producía la Segunda Guerra Mundial, en la que repetían los actores pero en la que el país otomano no quiso formar parte y se decidió por la neutralidad (aunque suministró con submarinos, aviones y material de guerra a Alemania, su aliada en la primera batalla). El presidente Atatürk falleció en 1938 a causa de una cirrosis producida por el alcohol y el tabaco, además de su incansable trabajo. En su honor perduran en Estambul obras célebres como el Aeropuerto Internacional, el Puente Atatürk y más recientemente el Estadio Olímpico de Atatürk, sede de eventos importantes como escenario local del Galatasaray en Liga de Campeones en los años 2003-2004 y 2006-2007 o escenario de la Final del torneo continental en 2005 con un inolvidable Liverpool 3 – Milan 3 que finalmente se llevarían los de Merseyside por penaltis. Su sucesor fue Ismet Inönü, un hombre que vivió bajo la desconfianza de una nueva guerra, por lo que decidió intensificar su fuerza militar.

En diciembre de 1940 Boduri fue llamado a servir al ejército militar en el centro de reclutamiento de Sirkeci. La tarde después de ser recluido se jugaba un partido muy especial para el jugador: Galatasaray-Beyogluspor. Tuvo fortuna, pues el comandante del cuartel era un fanático del equipo de Boduri y le permitió jugar solo por ese día. El partido se celebró en el Estadio Seref mientras se construía el Ali Sami Yen y una ola de frío acechaba en la capital (la estrella del Galatasaray sufrió un resfriado). Al terminar el encuentro, Boduri debía regresar al servicio militar, pero el pequeño resfriado se convirtió en temblores y escalofríos. Los dirigentes del Galatasaray preguntaron si el futbolista podría pasar la noche en casa para así no sufrir por la nieve. La respuesta fue en vano ya que acabaron por mandarle a otro cuartel y sin ninguna ayuda, por lo que recorrió a pie los veinte kilómetros que separaban un cuartel del otro. Débil y cansado, sus piernas no le permitieron andar más y se encontró con la suerte de que alguien pudo trasladarlo al Hospital Militar de Gumussuyu, donde le diagnosticaron una neumonía doble y pasó al coma. Días después se confirmaban los peores indicios: Alexander Nikola Büyükvafiadis, el pequeño Boduri, fallecía a la edad de 21 años y entraba así en la leyenda del Galatasaray de la que forman parte otros mitos como Eşfak Aykaç, Fatih Terim, Cüneyt Tanman, Tanju Çolak, Hakan Şükür, George Hagi, Metin Oktay o los porteros Turgay Şeren y Claudio Taffarel.

Otras fuentes: artículo Boduri: leyenda de un enano genial de Chema R. Bravo (Proyecto Panenka).

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s